¿ Y TÚ, DECIDES LO QUE COMES?

 

Podrías decir ¿Qué tú decides sobre tu salud? ¿Eres consciente de lo que comes?. Para eso hay que tener conocimiento, consciencia y criterio. Por desgracia, no nos han enseñado  hacerlo. No tenemos que fustigarnos por ello, siempre estamos a tiempo de empezar.  Como decían en una famosa serie televisiva “ La verdad está ahí fuera”. Te invito a emprender un camino de CONSCIENCIA Y EDUCACIÓN ALIMENTARIA PARA VIVIR MEJOR. ¿Vamos a ello?

Nuestra vida es un constante descubrimiento y aprendizaje, saber nos da herramientas para poder elegir. Estar sanos, activos y a tope en nuestras cualidades, es un deseo consciente o no, de cualquier ser humano. Vivir y disfrutar con salud es lo que todos deseamos.  Si damos por hecho que la alimentación es parte muy importante para poder gozar de este deseo, o que la frase tópica, “Somos lo que comemos” es una verdad como un templo, entonces,  yo me pregunto, ¿por qué nunca nos han enseñado a comer? ¿por qué nunca ha habido una asignatura en nuestros ciclos formativos sobre alimentación?

Rotunda afirmación si digo: si no comemos no podemos vivir, y si no comemos todo lo que nuestro cuerpo necesita nos enfermamos. Pues la mala noticia es que nos han dejado en manos de otros para gestionar esa parte esencial  de nuestras vidas (industria alimentaria= negocio económico), para decidir que tenemos que comer.

También os diré, que el campo de investigación nutricional, por así decirlo, es relativamente nuevo, no lleva más de 50 años  empleándose de una manera más seria y a fondo. Teniendo en cuenta como cambia todo, y  el tiempo  que necesita  la ciencia para encontrar  verdades con un cierto peso y rigor, digamos, que estamos en pañales, y donde dijimos “digo, ahora decimos Diego”. Por este motivo, muchas de las nuevas vías de investigación nutricional están rompiendo viejos patrones que habían  sido verdades absolutas en nuestro pasado,  y que ahora, cuesta mucho de desarraigar y no nos benefician. Esto ha sido  por un bombardeo publicitario excesivo, o por venir de muchos nutricionistas mediáticos patrocinados por la industria, o porque, de momento y en menor medida, han descubierto que se habían equivocado.

Esto no es fortuito, en vista de la realidad que nos envuelve a lo que salud se refiere, el aumento de diabetes, obesidad, intolerancias alimentarias, enfermedades auto-inmunes, problemas cardiovasculares, cánceres, etc.  Están llegando sin prisa pero con contundencia ( el emporio de la industria alimentaria no ayuda) a afirmar que la alimentación es el factor clave en muchos o casi todos de esos problemas.

¿Por qué digo que la industria alimentaria no ayuda?. Es sencillo, creo que hasta demasiado para que llegue con la fuerza necesaria a la población. La industria produce alimentos procesados con criterio económico, es decir, cuanto más pueda producir y vender mejor. Si tiene que vender menos pero mejor calidad, no les interesa. De ahí y sobre esto, os hablaré largo y tendido en próximos escritos. Atiborrar  los productos procesados de azúcares, siropes, lactosa, germen de trigo modificado, entre otros, aumenta muchísimo la producción. Además, hace el producto más atractivo a los ojos del consumidor, ellos ganan más y nosotros no tanto. Pero no hay que desesperarse, tenemos salidas más sencillas de lo que parece. Poco a poco las iremos descubriendo.  Si después de leer estas líneas te paras 5 minutos a pensar, ¿qué estoy comiendo? ya estás en el camino, te felicito!!!

0 comments

Write a Comment

Fields with * are requierd