LOS 3 PRIMEROS PASOS  PARA CONTROLAR LA ANSIEDAD POR COMER

La ansiedad por comer nos persigue, verdad?  que rollo.

Por eso llevo mucho tiempo estudiando, investigando y  muy interesada en este tema. Me la encuentro por todos lados, la verdad que es un estándar en todas las consultas que tengo, en todos los grupos presenciales del plan de alimentación para bajar peso, en las personas que me rodean.

Nos incapacita para muchas cosas en la vida, por no decir para casi todo,  no nos deja disfrutar en toda la plenitud de lo que vivimos, sentimos que vivimos con una distorsión continua, todo el día deseando comer, un sufrimiento.

Así, que os cuento la primera regla alimentaria para hacer que la ansiedad se marche y un movimiento de respiración, que es como un baile africano, muy beneficioso para empezar a decirle adiós.

Os cuento un poco sobre ella:

Es difícil de definirla o tener muy claro como llega, hay muchos factores que la rodean, que la pueden provocar, demasiados diría yo. Pero hay que plantarse y romper la rueda, si no, seguirá su camino.

Hay muchas cosas que hemos leído en muchos medios, haz ejercicio, medita, haz yoga, sal a caminar, sal a correr, relájate… sí realmente esas cosas nos ayudan, pero cómo las hago, no tengo tiempo, no puedo hacerlo, no sé cómo hacerlo… te da ansiedad sólo de pensarlo verdad?

Algo muy importante relacionado con la ansiedad y la comida es la parte bioquímica,  la que se refiere a qué alimentos  comemos, que nos  desencadenan procesos bioquímicos de excitación y enganche como una droga, y que son básicos apartarlos de nuestra dieta para empezar a mejorar.

ALIMENTOS QUE NOS DAN MÁS ANSIEDAD POR COMER

Exceso de endulzante en las bebidas,

Comer bollería,

Tomar muchos yogures desnatados,  o postres lácteos

Comer  pan blanco

 Comer pasta

Comer patatas

Comer cereales 

 Zumos

Alimentos procesados

Cafés

Chocolates con leche altos en azúcares

 

 Actuan de esta forma:

  • cuando los comemos estamos en subida y nos sentimos bien, pero cuando nos faltan estamos en bajada y ahí empieza el ciclo de la ansiedad.
  • Cuanto más comemos, más difícil es salir del círculo, es como si apretásemos el acelerador y saltar fuera es casi imposible.
  • Cuanto más alimentos con azúcares comemos, menos alimentos que nos nutren ingeriremos, es decir, estar mal nutridos, nos lleva a tener ansiedad por comer.

1 PASO PARA ACABAR CON LA ANSIEDAD- HAZ UNA LISTA

El primer paso es hacer una lista e identificar que alimentos que hemos nombrado tomamos normalmente. Pero para hacerlo bien,  hay que hacer la lista de verdad.

Durante una semana te invito a que vayas anotando en una lista que pondrás en un lugar visible, con este título,ALIMENTOS QUE ME HACEN QUE NO PUEDO DEJAR DE COMER Y ME ENGORDO. Y escribas cada día, cuando identifiques que tomas uno de ellos. Al final de la semana, podrás ver que cantidad de ellos afectan a tu necesidad de comer a todas horas.

        2 SUSTITUYE ALIMENTOS ADICTIVOS POR OTROS MEJORES

-De esa lista de alimentos,  tendrías que sacar sin lugar a dudas los que están en cursiva y los otros sustituirlos por muchos vegetales en tus comidas, o algún pan que no sea de trigo con más fibra, como espelta o centeno, come huevos, aguacate y pescado azúl. Alimentos ricos en grasa saludables que te ayudarán a estar más saciado.

TE aseguro que en una semana la ansiedad bajará considerablemente.  Ponte el reto y compruébalo, te aseguro que la báscula también bajará, y tu barriguita.

         3 RESPIRA BIEN Y PEGA UN GRITO

Otra técnica muy sencilla y muy eficaz cuando hemos alejado los excitantes de nuestra comida, es hacer esta técnica de respiración:

– Nos colocamos de pie, brazos estirados, cerramos los ojos y  cogemos aire por la nariz suave pero profundo.

-Ahora dejamos salir el aire por la boca abierta, no soplando globos, y al mismo tiempo nos vamos inclinando hacia abajo como si fuésemos a tocar la nariz con nuestras rodillas, podemos doblar un poco las piernas.

-Cuando ya estamos abajo, dejamos ir el aire con la boca bien abierta y dejando sacar un sonido de «aaaaaa» lo más alto y profundo que podamos, cuando ya estemos totalmente abajo dobladas, nos quedamos unos segundos ahí, moviendo los brazos, y volvemos a repetir el ritual 3 veces.

 

Sacar el aire con la vocal «aaaaaa» y con fuerza hace que saquemos energías bloqueadas y ayudamos a nuestro abdomen por la postura a que se vacíe, sacar y sacar para renovarnos con aire nuevo en la siguiente respiración. Sencillo pero muy efectivo. Te animo a que lo pruebes y me cuentes.

Recuerda estamos Viviendo Adrede!!

Rous Collado

2 comments

Toni said:

Responder
5 febrero, 2018 at 6:38 am

Voy a ponerlo en practica, gracias.

3 junio, 2018 at 8:36 pm

Pues ya me cuentas!! 😉

Write a Comment

Fields with * are requierd